Saltear al contenido principal

Cecilia Grierson fue la primera médica argentina, graduada el 2 de julio de 1889 en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Buenos Aires, a los 30 años.
Incluso antes de recibirse en 1886 fundó la Escuela de Enfermeras del Círculo Médico Argentino. Apenas recibida se incorporó al Hospital San Roque (hoy Ramos Mejía) donde trabajó incansablemente en las especialidades de ginecología y obstetricia.

En 1891 fue uno de los miembros fundadores de la Asociación Médica Argentina. En 1892 colaboró en la primera cesárea que tuvo lugar en la Argentina y, dos años después, se presentó en el concurso para cubrir el cargo de profesor sustituto de la Cátedra de Obstetricia para Parteras. El concurso fue declarado desierto, porque las mujeres todavía no podían aspirar a la docencia universitaria. Ese mismo año fundó la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios.

En 1900 fundó el Consejo Nacional de Mujeres y la Asociación Obstétrica Nacional. Diez años después, presidió el Congreso Argentino de Mujeres Universitarias y se destacó en la Comisión de Sordomudos del Patronato de la Infancia.

Nunca abandonó su tarea docente, llegando a crear escuelas y otros tipos de establecimientos educativos; y fue pionera en el tratamiento de niños discapacitados.

Luchó intensamente por el reconocimiento de los derechos de la mujer, participando en congresos internacionales y realizando un estudio sobre el Código Civil argentino que logró un importante cambio en la ley que incluyó importantes derechos para la mujer casada.

Hoy distinguimos la tenacidad y audacia de esta mujer que se abrió paso en un mundo predominantemente masculino; su profunda vocación, que la llevó a marcar hitos en la medicina argentina; y su permanente actitud de servicio, que la distinguió como una de las grandes mujeres de nuestra historia.

Volver arriba