Saltear al contenido principal

Hoy es para todos nosotros un día de encuentro de la familia, que recuerda el valor de nuestra madre en el seno familiar.

Ser madre significa mucho más que cambiar pañales o calentar mamaderas. Ese sólo es el comienzo, ese es el momento en el que una madre se da cuenta de que es capaz de hacer cualquier cosa por ese ser al que ha dado la vida. Ser madre significa dar todo tu corazón y entregar tus fuerzas cada día para sacar a tus hijos adelante y enseñarles a vivir.

Sabemos que hoy una madre trabaja a la par del hombre para dar sustento a su hogar y así asegurar la salud, la educación y el techo para sus hijos. Su rol es vital, y su mérito es doble, pues ella se las arregla de algún modo para combinar las largas horas fuera de casa con la crianza de sus pequeños.

No hay una única forma de ser madre, pero si hay algo seguro es que el amor de cada una es único e incomparable. Ella es dadora constante de vida, de protección y de comprensión.

Hoy es un buen día para honrar y celebrar todo ese caudal de amor desinteresado.

¡Mucha felicidad a todas las madres en su día!

Volver arriba