Saltear al contenido principal

Durante el gobierno de facto iniciado en 1955, el cuerpo embalsamado de Eva Duarte de Perón fue retirado del edificio de la CGT y desplazado por distintos lugares de la ciudad de Buenos Aires. En 1957 se ordenó su traslado -en un operativo secreto- al Cementerio Maggiore de Milán, Italia.

A partir de entonces fue incesante el pedido de restitución del cuerpo de Evita por parte de su familia y de todo un pueblo que la amaba y que la quería descansando en su Patria. El 1° de septiembre de 1971 fue finalmente llevado por un grupo militar hasta Madrid, donde estaba exiliado el General Perón.

Luego de algunos intentos, recién el 17 de noviembre de 1974 los restos de nuestra querida Evita retornaron a nuestro país. Por fin, después de años de injustos traslados –y tras una vida de incansable lucha – Evita pudo descansar en paz junto a su pueblo.

Volver arriba