Saltear al contenido principal

“De nada sirven las conquistas de la técnica médica si ésta no puede llegar al pueblo por los medios adecuados”, sostenía el Doctor Ramón Carrillo, profesor, médico sanitarista, neurocirujano, neurobiólogo y político argentino.

Carrillo estudió en la Facultad de Ciencias Médicas de Buenos Aires, recibiéndose en 1929 con una nueva medalla de oro por su desempeño.

Trabajando en el Hospital Militar conoció al Coronel Juan Domingo Perón, quien le insistía en involucrarse en política. Con la llegada a la presidencia de Perón, Carrillo fue confirmado al frente de la Secretaría de Salud Pública, que posteriormente se transformaría en el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social de la Nación.

Fue el Primer Ministro de Salud Pública que tuvo la República Argentina, bajo una óptica que priorizaba el bien social por sobre el individual, se dedicó a la erradicación de enfermedades endémicas como paludismo, a la creación de hospitales y policlínicos, a disminuir los índices de mortalidad por tuberculosis y enfermedades venéreas y a reducir drásticamente el índice de mortalidad infantil.

Tras instalarse en el poder la dictadura autodenominada Revolución Libertadora debió permanecer exiliado fuera del país. Enfermo (por una hipertensión mal atendida), políticamente perseguido y con sus bienes confiscados, falleció en la extrema pobreza en Belem do Pará, Brasil, el 20 de diciembre de 1956. Aun así, durante ese año aún produjo trabajos de antropología filosófica.

Volver arriba