Saltear al contenido principal

Este año, esta fecha es especial y muy importante para nosotros los peronistas porque se cumplen 100 años del nacimiento de nuestra querida y admirada Evita.

Llegó a Buenos Aires desde su pueblo natal, los Toldos, con el sueño de ser actriz y conoció al coronel Juan Domingo Perón en un Festival organizado para recaudar fondos para los damnificados por el terremoto de San Juan, en enero de 1944.

En el año 1949, de la mano de Evita, se organizó la Rama Femenina del Peronismo, logrando cupos del 33% en la estructura del partido y también replicando ese logro en los parlamentos: que más tarde sufrieron los vaivenes de la política, con avances y retrocesos, pero que en definitiva materializaron una realidad, que convirtió a las mujeres en actores importantes para el ejercicio del poder.

Y no se puede hablar de esta conquista, sin evocar el pensamiento y la acción de Evita. El proyecto de ley que otorgaba los derechos cívicos y políticos a las mujeres, dándoles el derecho al voto (Ley 13.010) se aprobó por unanimidad.  Este hecho, que le otorgó el derecho al voto a las mujeres es un hito fundamental en la historia de nuestro país.

Eva fue la gran compañera del General Perón y la mujer que nos inspira a trabajar todos los días por los derechos de los más vulnerables. El profundo compromiso y la lucha de Evita por los más necesitados es el alma vital que nos empuja a seguir trabajando por la igualdad de oportunidades. Evita fue testimonio vivo de esta lucha.

Sentimos que en este centenario de su nacimiento todo homenaje que se le pueda hacer queda chico. Evita fue un ser humano excepcional, que en apenas 33 años de vida alcanzó a dejarnos un legado tan valioso que hoy nos inspira, nos guía y nos compromete. Fue la mejor compañera para nuestro General Perón, quien siempre apoyó todas las iniciativas y acciones de Evita en pos de los más humildes y necesitados.

Desde el IPLIDO de la UTHGRA, queremos homenajear en estos 100 años a esta gran mujer que supo ver en las necesidades de nuestro pueblo el sentimiento que la llevaron a dedicar su vida y su corazón. Evita es una fuente de inspiración para todos aquellos que sentimos que la igualdad de oportunidades y la justicia social son valores por los cuales vale la pena luchar.

 

 

Programa adicciones

Volver arriba