Saltear al contenido principal

Adiós, Maestro!
Cuando se pasa por la vida como paso usted, con la ternura, la poesía, la fina ironía como compañeras de ruta, la tristeza del final se mitiga.
Dios nos juntará algún día…

Volver arriba