Saltear al contenido principal

2017. El 11 de marzo, IPLIDO participó en el II Seminario Internación sobre la problemática de la Trata y el tráfico de personas que se realizó en la Sede de la Acción Católica Argentina de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Fue organizado de manera conjunta por la Asociación Civil Vínculos en Red, DEPLAI (Departamento de Laicos de la Conferencia Episcopal Argentina), Liga de Madres de Familia, Mesa Argentina de Organizaciones de Mujeres, Unión Mundial a de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) y la Acción Católica Argentina.

Nuestra compañera, Rosa Negrón Ormeño, Secretaria General de la Seccional Bariloche, Secretaria Administrativa del IPLIDO Nacional y Presidente de la Delegación Permanente de la Seccional fue integrante del Panel de Apertura “Del Dolor a la Esperanza Activa”.

Nuestra compañera destacó el trabajo que nuestro Instituto viene realizando desde hace varios años en materia de prevención. A través del Programa: “Trata de Personas” buscamos informar, concientizar y sensibilizar a nuestros trabajadores y sus familias sobre este actual flagelo.

El segundo panel “Todos somos Responsables” se dio a la tarde y toda la jornada estuvo coordinada por Alicia Peresutti, fundadora de la organización Vínculos en Red y Defensora del Pueblo de Villa María (Córdoba). El objetivo del seminario fue reflexionar acerca de los múltiples componentes de la trata de peronas.

Por ello estuvieron presentes las madres de víctimas de trata cuyos descarnados testimonios dieron una cabal dimensión a este flagelo, al mismo tiempo que las erige en ejemplos, ya que todas ellas son madres que transforman su dolor en acción.

Este encuentro se dio en el marco de la campaña “Cuidemos la Vida” y nos demuestra el compromiso que tiene el Papa Francisco para poder poner fin a la problemática y para defender y fortalecer la dignidad de la vida y la justicia.

Todos somos responsable. Es por ello que nuestro Instituto se une a todas las organizaciones, públicas y de la sociedad civil, que enfrente tamaño flagelo, que no sólo afecta a las víctimas, sino que a las familias y que resiente el tejido social de toda la sociedad.

Volver arriba